sábado, 21 de marzo de 2015

Fartons Valencianos

La historia de los Fartons se remonta a 1960. Como tantos otros, en la década de los 50, una familia procedente de Titaguas, población del interior de Valencia, tuvo que emigrar, y decidieron trasladarse a Algemesí, un pueblo bastante próspero de la Riviera del Júcar. Allí abrieron una pequeña tienda de barrio (ultramarinos) donde vendían horchata y limón granizado.
En 1960 la familia se trasladó a Alboraya: la tierra de las “Chufas y  la Horchata”, y ante la costumbre generalizada de "mojar" en la horchata, "Rosquilletas” o "Pan cortado de forma alargada", tuvieron la idea de crear un bollo que fuera más apropiado para acompañar la Horchata.
La  familia adquirió un horno en la plaza del pueblo y tras varias pruebas, dieron con el producto perfecto. Para poder introducirlo en el vaso tenía que ser alargado como una “Rosquilleta”, pero debía ser más tierno y esponjoso para que absorbiera mejor la Horchata. Así idearon hacerlos con la masa del “Panquemao” producto típico también de la Comunidad Valenciana. Sobre todo son famosos los “Panquemaos de Alberique”. Los pintaron con la glasa para hacerlos más sabrosos, y este fue el inicio de lo que hoy conocemos como “Fartons”.
Y  todo hay que decirlo, aunque resulten deliciosos mojarlos con la Horchata, resultan igual de buenos con Chocolate o Café con Leche, para ricas meriendas y desayunos.



Ingredientes:
  • 600 gr Harina de fuerza
  • 7 gr. de Sal
  • 100 cc de Agua
  • 100 gr de Azúcar
  • 100 cc Aceite de Girasol
  • 50 gr de Levadura de panadero fresca
  • 2 Huevos
  • Glasa: 200 gr. Azúcar Glas y 4 cucharadas soperas de Agua caliente.
Modo de Hacerlos:

  1. Entibiamos el Agua y disolvemos en ella la Levadura. Reservamos.
  2. En un cuenco grande tamizamos la Harina.
  3. Mezclamos con el Azúcar.
  4. Añadimos los Huevos y la Levadura disuelta en el Agua.
  5. Mezclamos bien para que se integre todo.
  6. Pasamos a amasar a mano.
  7. Cuando la masa se desprende de las paredes añadimos la Sal y el Aceite.
  8. Seguimos amasando hasta formar una masa más compacta.
  9. Pasamos a la superficie de trabajo y seguimos amasando.
  10. Formamos una bola, la metemos en el cuenco y la dejamos reposar bien tapado, unos 30 minutos (Esta opción sigue en el punto 10.
          1. En lugar de tener el cuenco reposando los 30 minutos que decimos en el punto anterior, tenemos otra opción: dejar el cuenco bien tapado en la nevera toda la noche, de forma que se hace un fermentado lento. Esto es muy interesante si lo que queremos es hornearlos al día siguiente, o cuando queramos, para que estén recientes. Yo he tenido la masa 48 horas en la nevera y resulta perfecta.
          2. Si nos decidimos por esta opción, tenemos que desgasificar la masa a las cinco o seis horas de meterla en la nevera. 
          3. Para ello la sacaremos del cuenco y la iremos apretando con los dedos para romper las burbujas de gas que se han hecho al fermentar.
          4. Volveremos a formar la bola de masa y la introduciremos de nuevo en el cuenco bien tapado para dejarla en la nevera el tiempo necesario hasta que queramos hornearlos.
          5. Al día siguiente, o cuando queramos hornear los Fartons, procederemos ya desde el punto 10.
         
  11. Sacaremos la masa del cuenco y hacemos un rulo para cortar las porciones de unos 40-45 gr. cada una.
  12. Taparemos las porciones con un paño limpio y dejaremos reposar unos 10 minutos.
  13. Las estiraremos con el rodillo, y las enrollaremos una a una, quedando unos rulos muy finos.
  14. Las iremos dejando sobre la bandeja de Hornear a la que habremos puesto papel vegetal.
  15. Entonces las tenemos que dejar fermentar unas 3 horas dentro del horno cerrado, sin conectar, hasta que doblen su volumen.
  16.  
        1. Otra opción que va muy bien, y que funciona perfectamente es dejarlas fermentar en el horno conectado y cerrado a 45-50º a media altura, o superior, y tan solo por 30 minutos. Este truco es genial y en ese tiempo doblan su volumen. Ya lo probé con los Brioches y aunque no es la misma masa, también funciona con los Fartons... supongo que funcionará con cualquier masa que necesite fermentar. ¡Eso sí, poned la bandeja a media altura o superior, nunca en la parte baja del horno! 
  17. Cuando hayan doblado su volumen, los sacamos y precalentamos el Horno a 200º
  18. Horneamos a 170º durante unos 7-8 minutos, calor bajo.
  19. Mientras tanto hacemos la glasa, removiendo el Azúcar Glas con el Agua muy caliente hasta que se forme un glaseado muy fino.
  20. Sacamos los Fartons del Horno y los pintamos con la glasa.
  21. Dejamos que se enfríen por completo y listos para  tomar.
¡Deliciosos!!! y por supuesto, los podemos congelar para tenerlos listos en cualquier momento. Si los descongelamos con paciencia y lentamente estarán igual que el primer día.




    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Si te gusta alguna receta, te animo a que la cocines. Aunque no seas un "cocinillas" siguiendo los pasos y viendo las fotos y vídeos, te resultará muy sencillo. Ya me dirás que te ha parecido ¡espero tus comentarios!
    Loles Cf