martes, 29 de marzo de 2016

Croisants o Cruasanes de Mantequilla Caseros

Hace tiempo que quería hacer Cruasanes de Mantequilla pero pensaba en la dificultad de hacer la masa y no me hacía nunca el ánimo. La verdad, no es tan complicado como creía. Eso sí!, es muy laborioso pero siguiendo la receta punto por punto, y dándole el tiempo necesario, no es tan difícil. Leí varias recetas y me he quedado con ésta, que también he variado en algún detalle, pues llevaba leche en polvo y no tenía en casa, así que le puse leche entera y le reduje la misma cantidad del agua. También hice el levado a mi forma, pero lo mejor es que han salido unos cruasanes riquísimos. La próxima vez seré mas cuidadosa en la forma y tamaño, pues hay quien hace una plantilla para formar los triángulos, pero yo lo hice a ojo, y así me han salido, cada uno a su manera, pero deliciosos, ¡eso sí!. Os dejo la receta paso a paso, como yo la he ido haciendo, ya vereis que vale la pena, son incomparables.

Mis primeros Cruasanes de Mantequilla totalmente artesanos



Ingredientes:

  • 200 c.c. Agua fría
  • 50 cc Leche entera
  • 25 gr. Levadura prensada
  • 250 gr. Harina de fuerza
  • 250 gr. Harina de reposteria
  • 300 gr. Mantequilla
  • 10 gr Sal
  • 60 gr. Azúcar

  • Huevo

  • Para el Almíbar:
    • 100 cc. Agua
    • 100 gr. Miel
    • 100 gr. Azúcar

Modo de Hacerlos:


  1. Disolvemos la levadura en la leche, apenas entibiada, y reservamos.
  2. En un cuenco grande mezclamos las dos clases de Harinas.
  3. Añadimos 25 gr de mantequilla que previamente ablandaremos, el agua fría, la sal y el azúcar.
  4. Mezclamos todo y amasamos muy bien hasta formar una masa compacta pero que nos quedara algo desmigada por falta de liquido.
  5. Añadiremos entonces la levadura que habíamos disuelto en la leche y seguimos amasando.
  6. En este momento sera una masa pegajosa y difícil de trabajar pero seguiremos apretujándola y revolviéndola con los dedos y palma de la mano.
  7. Pronto obtendremos una masa que fácilmente despegaremos de la mano.
  8. Taparemos con un paño el cuenco y dejaremos reposar 30 minutos.
  9. Aceitaremos la encimera y amasaremos hasta obtener una bola de masa lisa y firme que meteremos de nuevo en el cuenco para dejar reposar otros 30 minutos tapándolo de nuevo.
  10. Aceitaremos la encimera y estiraremos la masa con el rodillo formando un rectángulo de 1 cm de grueso, que colocaremos entre dos hojas de papel vegetal, en una bandeja que dejaremos en la nevera unas dos horas.
  11. Mientras tanto cortaremos otra hoja de papel vegetal, más o menos del mismo tamaño que la bandeja del horno, y colocaremos en el centro de media parte, los 275 gr. de mantequilla que nos quedan, cubriéndola con el otro extremo de papel. La estiraremos con el rodillo hasta formar otro rectángulo de 1 cm de ancho aproximadamente.

  12. El tamaño debe ser la mitad mas o menos, de la masa que tenemos en la nevera, ya que el rectángulo de mantequilla tendremos que colocarlo sobre la parte central del rectángulo de la masa, tapando por completo la mantequilla con los lados que sobresalen de masa.
  13. Así pues, meteremos la mantequilla estirada en la nevera.
  14. A su debido tiempo, sacamos la masa de la nevera y la ponemos sobre la superficie de trabajo espolvoreada de harina.
  15. Desprendemos el papel que envuelve la mantequilla y la colocamos centrada sobre la masa. Si lo hemos hecho más grande, como en mi caso, lo cortaremos y colocaremos dos capas de mantequilla sobre la masa. Doblaremos el lado izquiero de la masa sobre la mantequilla y el lado derecho sobre el que acabamos de doblar, cubriendo totalmente la mantequilla.
  16. Con el rodillo estiraremos la masa sin presionar demasiado para que no se nos salga la mantequilla, tan sólo pasaremos firmemente el rodillo con una presión contínua hasta obtener un rectángulo sin fisuras de 1 cm de grosor.
  17. 1er. Plegado: Imaginamos el rectángulo de masa dividida verticalmente en tres partes iguales. El lado izquierdo lo plegaremos cubriendo la parte central y el lado derecho lo llevaremos sobre el izquierdo que acabamos de doblar. Una vez plegada así la masa la envolvemos con film transparente, y guardamos en la nevera unos 30 minutos.
  18. 2º Plegado: Sacamos la masa de la nevera en el mismo sentido que la guardamos, y al dejarla sobre la superficie de trabajo, la giramos hacia la derecha (como 1/4 de hora siquiendo las manecillas de un reloj), de manera que si la teniámos en posición vertical, ahora la tendremos en horizontal. Estiramos la masa, y de nuevo la plegamos del mismo modo. La envolvemos con el film transparente y la guardamos en la nevera 30 minutos más.
  19. 3er. Plegado: Y por último hacemos la misma operación por 3ª vez, teniendo cuidado de girarla cada vez siguiendo las manecillas de un reloj. La dejaremos en la nevera por 30 minutos más.
  20. Si no pensamos hornear los cruasanes este mismo día, podemos dejar la masa doblada y envuelta en el film transparente en la nevera hasta el día siguiente, para seguir trabajándola.
  21. Me encanta este levado lento dentro de la nevera. Cuando vamos a por la masa al día siguiente vemos que los resultados son espectaculares.
  22. Sacaremos la masa de la nevera y la estiraremos siguiendo la pauta del día anterior.
  23.  
  24. Con un cuchillo afilado haremos tres partes verticales mas o menos iguales, y formaremos triángulos cuya base será algo menos de lo que mide cada lado.

  25. Con los recortes de los extremos he formado otros cruasanes
  26. Haremos un cortecito en el centro de la base de cada triángulo, lo abrimos un poco y empezamos a enrollarlo por la misma base, hacia la punta.


  27. Doblamos un poco los cuernecitos y los vamos poniendo en la bandeja del horno, sobre papel vegetal.
  28. Hacemos lo mismo con cada triángulo.
  29. Encendemos el horno a 40º-45º
  30. Pintamos los cruasanes con el huevo batido.
  31. Metemos la bandeja en el horno. Cerramos la puerta para que leven con este calor, NO MAS. Con unos 30-35 minutos bastará. Observaremos cómo doblan su volumen.
  32. Mientras, hacemos un almíbar ligero con la misma cantidad de Agua, Miel y Azúcar, y reservamos.
  33. Cuando hayan levado sacamos la bandeja del horno y la dejamos sobre el banco, ¡cuidado con las corrientes de aire que evitaremos cerrando puertas y ventanas de la cocina.
  34. Pondremos el horno a 250º con calor superior e inferior, sin aire, para que coja la temperatura idónea.
  35. Mientras, pintamos los cruasanes con el almíbar que habíamos reservado.
  36. Hornearemos a 180 º unos 15 minutos.
  37. Sacaremos la bandeja del horno y dejaremos enfriar los cruasanes sobre una rejilla algo elevada.
  38. ¡Realmente deliciosos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te gusta alguna receta, te animo a que la cocines. Aunque no seas un "cocinillas" siguiendo los pasos y viendo las fotos y vídeos, te resultará muy sencillo. Ya me dirás que te ha parecido ¡espero tus comentarios!
Loles Cf